top of page

La dispersión entusiasta


En este post, hablaré sobre un problema al que nos enfrentamos, no solo los magos, sino cualquier persona que tengo que practicar algo. Lo haré citando a Lewis Ganson, escritor de los libros de Vernon, pues su ejemplo es probable que te resuene:


"Te acabas de comprar un libro y encuentras en él un efecto de esos que hay que presentar [...] Digamos que se trata de un juego de cartas. Obviamente, vas a necesitar una baraja, y es aquí donde empiezan los problemas. Abres el cajón para sacar las cartas y encimas ves una cuerda que te hace acordarte de aquel juego que Jorge te hizo la otra noche en el club de magos. Dijo que lo había sacado del Greater Magic. Vas a la estantería y coges tu ejemplar. Al pasar las páginas, ves una ilustración de un pase con bolas que llevas mucho tiempo queriendo practicar. Vuelves al cajón y hallas tres bolas, pero te falta una y por mucho que buscas no consigues encontrarla. Pero has encontrado esos dos pañuelos de colores [...] ¿Hace falta que sigamos? Uno puede pasarse la noche entera sin haber hecho nada que mereciese realmente la pena".


Por suerte, existen centenares de estrategias para lidiar con esta "dispersión por entusiasmo". En cualquier libro para desarrollar hábitos, por ejemplo, encontrarás alguna estrategia que te encaje.


Si te interesa el tema, coméntamelo y en futuros posts compartiré estrategas concretas avaladas científicamente para lidiar de manera efectiva con estas distracciones.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page